Lista de artículos

Archivos

Calendario

September 2014
M T W T F S S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
<< < > >>

Sindicación

  • Flujo RSS de los artículos

Papelucho ¿Soy dix-leso?

PAPELUCHO ¿SOY DIX-LESO?
Marcela Paz

Al salir de clase me llamó la Srta. Brigitte y me entregó una carta.
-Papelucho, dale esta carta a tu mamá.
Mañana me traes este sobre firmado por ella. ¿Entendiste?
-Claro que entendí - le dije - y también le puedo traer más sobres si no tiene.
-No – dijo ella con cara de odio-. Quiero este sobre firmado.
Me lo eché al bolsón y me vine pensando en que seguro que ella quería felicitar a mi mamá por su hijo. ¿Para que otra cosa podría escribirle?. Me sentía como liviano por dentro, con esto de que la mamá de uno tenga un hijo tan choro que soy yo. Así que llegando le entregué la carta y mientras ella leía yo me quedé esperando el abrazo.

Por fin terminó y me quedó mirando sin hablar. Sus ojos parecían dos metralletas mellizas. Yo me reí, siempre esperando alguna cosa.
- Anda a jugar – me dijo sin abrazarme y tampoco me dijo: “ anda a hacer tus tareas” como otras veces. Algo raro pasaba
Al otro día, cuando yo iba saliendo, me atajó:
- Hoy no vas al colegio. Te voy a llevar al médico – me dijo.
-¿De qué estoy enfermo? – pregunté -. No me duele ninguna cosa ni tengo pintas por ningún lado.

Y en la tarde fuimos al doctor. Me martilló las rodillas y otras cuestiones con un martillo lindo.
En un momento me dejó en la camilla y se fue a conversar con la mamá.
Traté de entender lo que decían, y casi lo entendí. No estoy bien seguro si la cosa es que soy superdotado o viceversa.
Parece que soy dix-leso que es algo muy choriflay y distinto.
En todo caso con este asunto, el papá y la mamá hablan y hablan de mí, van al colegio a ver a mi Profe y vuelven furiosos con ella y siguen alegando.
De todos modos yo tengo mi enfermedad propia y nadie me la quita.
Pero en la noche, me desvelé. Porque claro, en el día a uno le gusta ser enfermo y en la noche no.

Me desperté con esa cuestión de felicidad como de que es mi cumpleaños. Y como no era, me acordé de que estaba enfermo.
Pero sin remedios. Y también sin colegio ni tareas...
Por fin podía hacer mis inventos urgentes, antes de que los hiciera otro. En el colegio no hay tiempo, así que con estas vacaciones enfermosas me iban a resultar.
Pesqué mi diario y me trepé en el peral donde nadie molesta. Y anoté todo antes que se me olvide.

Invento 1. La churrasquera jugosa. Ahora que no hay carne podría ser la solución mundial. Funciona en un helicóptero a bajo vuelo. Automáticamente cae la carne sobre el motor caliente, se achurrasca y el copiloto la mete en el pan.

Invento 2. Zapatos electrónicos. Tienen tres velocidades y sirven en vez d e micro o bicicleta. Tienen tres velocidades y sirven en vez de micro o bicicleta. Es pura cuestión de un alambrito de contacto en el talón del zapato y dos pilas en el bolsillo. Es un invento barato y fácil.

Invento 3. Aspirador ventilante. No lo alcanzo a inventar hoy.

Resulta que cuando bajé del peral, ya habían almorzado y apenitas me dio mi almuerzo la domi porque le tocaba salida.
No porque uno es dix-leso se ha de aburrir. Uno se aguanta un rato haciendo inventos, pero también se cansa.
Cuando uno está solo no hay más que dos alternativas: o lo pasa uno bien, o se aburre. Pero lo malo es que uno trata de pasarlo mejor, entonces lo pasa peor.
Entonces me senté en la vereda a esperar “algo”. Dios siempre tiene lástima de los lateados, pensé. Y en ese mismo momento vi un peugeot blanco y me acerqué a mirar.

Habían abierto el capó y le metían dedo a cada cosa.
- ¿Qué querís,? – me dijo uno.
- Lo que le falta es bencina – dije, por decir algo y ellos se miraron. Olieron el motor y se secretaron.
- ¿Tenís un tarro? – preguntó uno.
- ¿Hay bomba bencinera cerca? – preguntó el otro.
- Tres cuadras para allá y dos a la izquierda. Se miraron y se secretaron de nuevo.
- ¿Podrías cuidar el auto mientras vamos a buscar bencina?
Y me senté al volante. Los miré alejarse bien contento porque podría entretenerme harto jugando a se taxista.

Pero no duró mucho. Por la esquina apareció un carabinero y se acercó con harto disimulo. De repente miró el taxi y sacó una libreta.
Yo lo miraba por el espejito retro no se cuanto, esperando...
Se acercó con frecuencia modulada y me miró.
-¿Es tuyo el cacharro? – preguntó sin soltar su libreta.
- Ojalá – contesté.
- ¿De alguien de tu familia?
- ¡Dame las llaves! – ordenó muy seco.
- Es que no las tengo...
- ¿De quién es el auto?
- No tengo la mayor idea. Unos gallos no podían hacerlo partir y me dejaron cuidándolo mientras iban a comprar bencina.

Me llevó a mi casa y me dijo: - Llama a tu papi.
Pero mi papá no estaba así que me llevó a un teléfono y llamó a otro sargento y, mientras llegaba ese otro caballero nos quedamos vigilando por si aparecían los gallos dueños del auto. No te muevas del volante – dijo y desapareció por la esquina. Y luego partí en el auto pero no pude ir muy lejos porque me pillaron y me llevaron a la comisaría.
Por suerte Dios hizo el son contradictorio de esta vida y pasa al revés de lo que uno cree que va a pasar. Por eso seguí pensando en la comisaría y hasta en el calabozo cuando de repente chocamos.
Bueno, en vez de ir a dar a la comisaría fui a dar a la posta.
Todo se volvía enfermeros, algodones y camillas.

Ya no estaba en el quirófano sino que en un cuarto chico con puras dos camillas: La mía y la del teniente Albornoz.
Bajé de la camilla y le dije al teniente:- Parece que chocamos – sería bueno salir de aquí ¿No cree?
Y así lo hicimos, salimos corriendo por los pasillos hasta que, logramos salir y seguimos corriendo y, no sé como nos dimos un golpe muy fuerte y hasta ahí ya no recuerdo nada.
Sólo sé que caí en un profundo sueño y creí que había llegado al cielo y que estaba con Dios.

Una sirlna de buque me sacó de mi sueño. Abrí los ojos y vi que era día claro.
Miré Afuera. Por la ventana empañada asomaban unos tremendos ojos. Salté y me levanté. Remecí a mi Teniente.
¡Hay un monstruo marciano! – clamé triunfante - ¡Nos espía!
Se acercó al ventanal, se río y dijo: - Es una vaca – contestó calmante.
¿Una vaca? Yo estaba todavía en mi sueño.
- Estamos en un potrero...Aterrizamos anoche ¿No te acuerdas?.
Claro, ahora me acordaba. Y también me convencía de que lo otro era un sueño.
Nos habíamos hecho muy buenos amigos con el Teniente y, nos contábamos cosas de la vida y hasta secretos.

Caminábamos por aquí y por allá, conversábamos de todo un poco.
Pasó otro rato más y, nos servimos desayuno, el rancho era distinto a los demás, con sofá y cojines de colores, también habían unos rifles y el Teniente aprovechó una de sus salidas y le sacó las balas a los rifles.
En eso vimos un jeep, que iba muy rápido y, seguimos la huella cuando de repente, apareció un camino.
Ni sé como pero nos fuimos al pueblo y cuando llegamos tuvimos que ir a un cuartel de policía.
Tuvimos que declarar lo sucedido y, contar todo con lujo de detalle al Comisario.
Luego de todo lo sucedido pude volver a mi casa , El Teniente me llevó y, cuando llegué estaba la pura domi y junto con verme se largó a llorar a chorro y el romadizo ni la dejaba hablar.

- Lo creíamos mu mu muerto – tartamudeaba -. Lo dejaron solito en la ca ca casa y no supimos más de él.
- Sucedieron muchas cosas – dijo mi Teniente papelucho les contará. Es todo un hombre, dígale a sus padres – y, se fue con un apretón de mano.
La domi empezó a contarme.
- Fue tremendo. Todita la noche sin dormir y averiguando aquí y allá. Hasta salió su foto en la tv...Y viera cómo llorábamos cuando decían: Cualquier noticia de este niño avisar a esta emisora o al fono.
En eso llegaron el papá y la mamá y me abrazaron muy fuerte y me dijeron que no me dejarían nunca más solo.

Hay papás que cuando se les pierde un hijo, le toman un tremendo amor a su vuelta. Pero los míos no son de esos. Son de los que lo ponen a uno en otro colegio. Uno no sabe si es por castigo o en premio de que volvió. La cuestión es que uno se pregunta y no se contesta. El colegio nuevo era mixto, o sea con la famosa educación Sinsal y uno revuelto con mujeres.
Yo había oído hablar de estos colegios, pero ni les dio bola. Cómo se me iba a ocurrir que tenía papas descriteriados.
Aquí lo tienen a uno escribiendo y lo que uno piensa se enreda con lo que piensa que piensan ellas de uno y viceversa. Y también ese modo de mirar de ellas que es molesto, pero moderno de la educación Sinsal.
Total no se puede chutear en los recreos ni hacer zancadillas ni cosas choras, sino que puramente juegos mujeriles.

Y uno echa de menos al Urquieta, al sapo, al lenteja, al Chirigue y demases. Y También su asiento, con los apuntes importantes...
Así que bajan ganas de dar un salto completamente mortal y romper la velocidad del sonido interplanetario. Y por fin lo da, porque es un mandato ultratérino. Y entonces se arma la crema.
Yo creo que si uno da un salto y aterriza en su cabeza propia es cuestión de uno y si le duele, también es dolor propio. Y no tiene por qué meterse hasta la Directora del colegio. Y me quedé un poco paralelo y el demás rato así era para no meterme en lo que estaban alegando, porque ése era asunto de ellas. En todo caso rompí la velocidad del sonido, y un buen rato lo dejé roto.

Después me mandaron en radiotaxi. Y en la casa, la Profe que me trajo conversó con la mamá y ella me llamó a mí, para que hablaramos los tres. Entonces me dijo:
- ¿Por qué diste ese salto mortal?
- En mi colegio lo daba siempre. Fui campeón una vez – contesté-.
- Tú debes hacer lo que hacen en este colegio – dijo la mamá.
Después de esta conversación me di cuenta que aunque no me acostumbre al nuevo colegio debo irme adaptando y, así aprender a escribir de manera que todos pueden comprender lo que quiero decir.

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso